miércoles, noviembre 08, 2006

LA COMUNIDAD COMO OBJETO Y SUJETO DE LA ACCION SOCIAL


(Análisis de un artículo de Mariza Montero)

Tomo un artículo de Mariza Montero para hacer la siguiente reflexión: ¿Cuál es la mirada con que nos vamos a una comunidad?, ¿Cómo vemos a la comunidad a la que nos vamos como estudiantes primero, y luego como Psicólogos Comunitarios?

Montero afirma que “toda la acción comunitaria tiene implícita el concepto que se tiene de la comunidad” por tanto ese concepto que tenemos “rige el tipo de relaciones que se dará entre los interventores sociales y los miembros de la comunidad” (Montero, p. 211). El tipo de concepto que tengamos de la comunidad nos lleva a mantener una relación del tipo: sujeto-objeto, en la cual el primero es quien investiga-interviene Y el segundo quien es investigado-.intervenido. o bien una relación sujeto – sujeto, la que implica un cambio en el rol del profesional de la psicología.

Montero cita a Perdomo (1988) quien advierte en el punto del tipo de mirada o concepto del trabajo comunitario, acerca de los peligros de convertirse en una de estas figuras :
a) “Activista”, es decir, colaborador/a de la comunidad sin reflexión teórica ni precisión metodológica, cuya labor está marcada por la inmediatez y la ausencia de planificación.
b) “Especialista”, o experto, manteniendo una separación respecto de la comunidad, fundamentada en el hecho de considerarse el único poseedor del conocimiento y por tanto única persona capaz de decidir acerca de qué hacer y cómo hacerlo.
c) “Pueblo”, en el sentido de caer en la ilusión de que la única verdad reside en el pueblo, es decir la gente de la comunidad, mientras que de hecho se impone una concepción teórica según la cual se interpreta la realidad y se formulan todas las respuestas.
d) “Concientizador”, el que se atribuye el papel de salvador de gentes apáticas y alienadas, a las cuales aspira a movilizar, pero manteniendo al mismo tiempo el control externo de las mismas.

Así también los tipos de “Prácticas Psicológicas” en relación con las comunidades está dada por el tipo de concepto que se maneje. Y encontramos las diferencias entre:
· Una Psicología en la comunidad: psicología tradicional que simplemente cambia de ámbito trasladando el consultorio a la comunidad, sin modificar el rol, ni la práctica.
· Una Psicología de la comunidad: en la que los psicólogos asumen una posición de activistas, olvidando o desechando los recursos de su profesión, para convertirse en otros trabajadores más de la comunidad.
· Una Psicología para la comunidad: en la cual se decide qué hacer y cómo hacerlo, excluyendo a los miembros de la comunidad.
· Una Psicología Comunitaria: con identidad profesional, compromiso social, y transformación del rol profesional que se asume como el de un agente de cambio social y transformación del rol profesional que se asume como el de un agente de cambio social, ejecutado y dirigido por los miembros de la comunidad.

En esta última por lo tanto es posible encontrar que no siempre quienes intervienen investigan, ni quienes investigan catalizan cambios sociales.

Y con que mirada iremos nosotros…?
Blanca Ojeda.
5° curso Psicología Comunitaria.
Fac. de Filosofía. U.N.A.
Asunción, noviembre de 2006

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home